Que es el Estado de Derecho

 

Concepto y Leyes 3Las personas comunes y corrientes ¿tienen un concepto acerca del Estado de Derecho? Es materia que todo ciudadano debería tener asimilada. La claridad y objetividad con que debemos manejar estos conceptos cívicos nos debería permitir detectar cualquier anormalidad o carencia que atente contra las libertades ciudadanas —garantizadas por la Constitución— frente al poder de los gobernantes.

Puede ocurrir que determinados gobernantes, según su ideología, no apliquen el principio de igualdad ante la ley y consideren que ésta solo se le debe aplicar a cierto grupo de ciudadanos y a otros no. ¿Grave, no?

Existe un Estado de Derecho cuando el Estado está sujeto a un ordenamiento jurídico, el cual constituye la expresión de la idea de Derecho vigente en esa sociedad, en la que  existe un justo equilibrio entre autoridad y libertad.

ESTADO DE DERECHO*

Se habla, en general, de un Estado de Derecho, cuando la organización y el ejercicio del poder político están sometidos a normas jurídicas preestablecidas que, por esa misma circunstancia, protegen y garantizan los derechos y libertades de los individuos y grupos, sin más excepciones que las que impone el bien común. Tales normas jurídicas obligan a todos, tanto a gobernantes como a gobernados.

La idea de Estado de Derecho nace como expresión jurídicamente acuñada para hacer resaltar que no puede existir un orden de justicia en las relaciones del ciudadano con la Autoridad, si esa Autoridad no está también vinculada, sujeta, subordinada en su actuar, al Derecho.

Podríamos definir Estado de Derecho como la estructuración de la vida social en torno a un ordenamiento jurídico, que obliga tanto a gobernantes como a gobernados; como el gobierno de las leyes y no de los hombres. En un Estado de Derecho las leyes organizan y fijan límites al gobierno. Así, el poder del Estado y de sus diversos órganos queda subordinado al orden jurídico vigente, creando un ambiente de respeto absoluto de la persona humana y del orden público.

Nuestra Constitución Política, en sus artículos 6 y 7 —ubicados en el Capítulo I, Bases de la Institucionalidad—, consagra las normas básicas del Estado de Derecho y el principio de supremacía de la Constitución por sobre todas las otras normas jurídicas que integran nuestro ordenamiento positivo. El precitado principio de supremacía constitucional postula que la Constitución Política es la Ley Suprema del Estado y el fundamento del sistema jurídico. La Constitución está jerárquicamente por encima de todo el ordenamiento jurídico. Tal supremacía implica la sujeción de todo órgano del Estado a la Constitución y a las normas dictadas en conformidad a ella.

* Extractado del libro de Adolfo Paúl Latorre titulado, Procesos sobre violación de derechos humanos. Inconstitucionalidades, arbitrariedades e ilegalidades, editorial Maye, Santiago, segunda edición, enero 2014.