Separacion y Armonia 3

 

Separacion y Armonia 2Toda persona tiene como atributo jurídico lo que se llama autarquía; es decir, tiene el derecho de realizar su fin, y para realizarlo tiene que emplear su actividad, y por lo tanto, tiene derecho a que otra persona no se interponga con su acción entre el sujeto de ese derecho y el fin que ha de alcanzar y realizar. Eso sucede en toda persona. Y como para cumplir ese fin, que se va extendiendo y dilatando,  no basta la órbita de la familia, porque es demasiado restringida, y el deber de perfección que el hombre tiene le induce a extender en nuevas sociedades lo que no cabe en la familia, y por sus necesidades individuales y familiares y para satisfacerlas, viene una más amplia esfera y surge el Municipio como Senado de las familias. Y como en los Municipios existe esa misma necesidad de perfección y protección y es demasiado restringida su órbita para que toda la grandeza y perfección humana estén contenidas en ella surge una esfera más grande, se va dilatando por las comarcas y las clases hasta constituir la región. De este modo, desde la familia, cimiento y base de la sociedad, nace una serie ascendente de personas colectivas que constituye lo que yo he llamado la soberanía social, a la que varias veces me he referido y cuya relación fundamental voy a señalar esta tarde.

Así, desde el cimiento de la familia, fundada en ella como en un pilar, nace una doble jerarquía de sociedades complementarias, como el Municipio, como la comarca, como la región; de sociedades derivativas, como la escuela, como la Universidad, como la Corporación. Estas dos escalas ascendentes, esta jerarquía de poderes surge de la familia y termina en las regiones, que tienen cierta igualdad entre sí, aunque interiormente se diferencian por sus atributos y propiedades. Los intereses y las necesidades comunes a esta variedad, en que termina la jerarquía, exigen dos cosas: las CLASES que la atraviesan paralelamente distribuyendo las funciones sociales y una necesidad de orden y una necesidad de dirección. Puesto que ni las regiones ni las clases no pueden dirimir sus contiendas y sus conflictos, necesitan un Poder neutral  que los pueda dirimir y que pueda llenar ese vacío que ellas por sí mismas no pueden llenar. Y como tienen entre sí vínculos y necesidades comunes que expresan las clases, necesitan un alto Poder directivo y por eso existe el Estado, o sea la soberanía política propiamente dicha, como un Poder, como una unidad que corona a esa variedad, y que va a satisfacer dos momentos del orden: el de proteger, el de amparar, que es lo que pudiéramos llamar el momento estático, y el de la dirección, que pudiéramos llamar el momento dinámico.

Las dos exigencias de la soberanía social, son las que hacen que exista, y no tiene otra razón de ser la soberanía política y esas exigencias producen estos dos deberes correspondientes para satisfacerlas, los únicos deberes del Estado: el de protección y el de cooperación. De la ecuación, de la conformidad entre esa soberanía social y esa soberanía política, nace entonces el orden, el progreso, que no es más que el orden marchando, y su ruptura es el desorden y el retroceso. Entre esas dos soberanías había que colocar la cuestión de los límites del Poder, y no entre las partes de uno, como lo hizo el constitucionalismo.

Y cosa notable, señores; durante todo el siglo XIX una antinomia irreductible ha pasado por todos los entendimientos liberales, sin que apenas se advirtiese la contradicción entre el derecho político y la economía individualista. La economía individualista era optimista; suponía que la libertad se bastaba a sí misma; que dejados libremente todos los intereses, iban a volar por el horizonte como las palomas y se iban a confundir en un arrullo de amor; pero el derecho político informado por Montesquieu, era pesimista, suponía que el Poder propende siempre al abuso y que había que contrarrestarle con otro Poder, y como no alcanzó la profunda y necesaria distinción entre la soberanía social y la política, unificó la soberanía; creyó que no había más que una sola, la política, y le dio un solo sujeto, aunque por delegación y representación parezca que existen varios, y vino a dividirla en fragmentos para oponerlos unos a otros, y buscó así dentro el límite que debiera buscar fuera.

Tenía razón al decir que el Poder tiende al abuso, y que es necesario, por lo tanto, que otro Poder le contrarreste; pero para eso no era necesario dividir la soberanía política en fragmentos y oponerlos unos a otros; para eso era necesario, y esa es su primera función: reconocer la soberanía social, que es la que debe limitar la soberanía política.

La soberanía social es la que debe servir de contrarresto; y cuando esa armonía se rompe entre las dos, cuando no cumple sus deberes la soberanía política e invade la soberanía social y cuando la soberanía social invade la política, entonces nacen las enfermedades y las grandes perturbaciones del Estado.

En un momento de verdadero equilibrio, cumplen todos sus deberes, y a las exigencias de la soberanía social corresponden los deberes de la soberanía política; pero cuando la soberanía política invade la soberanía social, entonces nace el absolutismo, y desde la arbitrariedad y el despotismo, el poder se desborda hasta la más terrible tiranía.

*Discurso de Vázquez de Mella en la sesión del parlamento, 18 de junio de 1907.