Crímenes 3

Crímenes 4Hace pocos días fui invitado al Memorial  de Jaime Guzmán (1946-1991), en él hay diversos documentos que relatan su vida política y su atroz crimen que apagó su vida el 01 de Abril de 1991, en plena democracia. En la sala me llamó la atención una frase  que reza “PRIMER SENADOR ASESINADO EN LA HISTORIA DE CHILE”.

Aquí se hace necesario hacer una  precisión que es la siguiente  y poco conocida, el Primer Senador asesinado en Chile fue don Zenón Torrealba, los hechos son los siguientes: el 08 de Septiembre de 1923, el Partido Demócrata (fuerte en las minas y salitreras del norte y que nada tiene que ver con el Demócrata Cristiano), convocó a una elección interna para para decidir quién de sus militantes sería candidato a Senador por Santiago. Con mayores posibilidades se enfrentaron el Senador Zenón Torrealba y el Diputado Luis Correa Ramírez.

Crímenes 1Triunfó Torrealba y su adversario derrotado, el Diputado Correa, cita a su contendor a una sala del tercer piso del edificio del antiguo Congreso Nacional de calle Compañía. El encuentro fue concertado para el 10 de Septiembre de aquel año, el Senador concurre confiado en que sería saludado y felicitado por su correligionario vencido, ingresando a la sala, el Diputado Correa desenfunda un revolver que portaba y dispara sobre el indefenso y desprevenido Senador Torrealba, quien muere instantáneamente , acto seguido  se suicida disparándose un tiro en la cabeza. Al  escuchar los disparos, funcionarios y parlamentarios corrieron al salón encontrándose con una escena dantesca, Torrealba yacía fallecido con un disparo en la cabeza y Correa con la sien perforada por el tiro suicida, pero aún respiraba, falleciendo antes de llegar a la Asistencia Pública , donde constataron la muerte de ambos  militantes y adversarios políticos.

Siendo  entonces, en un lejano 1923, que muere asesinado el Primer Senador en Chile, Don  Zenón Torrealba. Ambos en todo caso, de fecundo aporte legislativo, político , educacional y social. Una sutil  diferencia con  Jaime  Guzmán; el Senador Torrealba  acababa de terminar su período y postulaba, patrocinado por su partido, a un nuevo período, en cambio el Senador Guzmán se encontraba en pleno ejercicio de sus funciones. El dramático final de ambos Senadores, los asemeja, ambos fueron víctimas del odio político y personal que generan las ideologías  y fanatismos doctrinarios. Peor aún es el caso del Senador Guzmán, en cuanto a que el proceso criminal por su homicidio cometido por el Frente Manuel Rodríguez,  en democracia, es un verdadero chiste, no hay nadie preso, todos fugados y protegidos en el extranjero por gobiernos e instituciones, las que niegan la extradición a nuestro país. Vale decir que, en este caso, existe total impunidad de los cabecillas  de la operación. Tal vez la más dramática similitud entre ambos, es que fueron víctimas del odio fratricida, que aún en pleno 2015  parece no tener fin…¡Lamentable por Chile!