Vida 3

Debate sobre el Aborto*.

Vida 4Señor Director:

Hay dos maneras de mirar la vida. Tengo 25 semanas de embarazo. A las 13 semanas se le diagnosticó a mi guagua “acraneo-anacefalia”; una vez que nazca, morirá. Fueron semanas difíciles y, como dice Mariela en su carta de 05/01/2015, difícil es que otros puedan entender la angustia e impotencia que se siente. Es un sufrimiento que se vive bien sola. El diagnóstico no cambiará. No vendrá un cráneo y un cerebro a posarse en la cabecita de mi guagua, pero mi disposición frente a este “sufrimiento” (en mi caso gracias a la fe) sí cambió y con esto me cambió la vida.

Hoy vivo el mismo sufrimiento, pero sufrimiento de vida y no de muerte. Salgo de las ecografías llorando, pero de emoción, no de desesperación. Puedo sentir a mi guagua, se llama José. Y para mí (para nadie más) ya nació. Vive dentro de mí y lo más lindo, es que vive por estar unido a mí. Para el resto del mundo, José nacerá en abril. Ahí podré abrazarlo, quererlo, conocerlo y será parte de mi familia para siempre. José no sufrirá ni tendrá penas. Yo lo hice y lo estoy haciendo en su lugar. No hay nada más satisfactorio para una madre que eso.

Ahora estoy en paz; pensé que nunca volvería a estarlo. Mi doctor me lo advirtió, vendría un tiempo de shock, de rabia y luego vendrá la paz. Yo ya pasé la barrera de las dos primeras. Invito a Mariela y a todas las madres a regalarles a sus hijos vida y no muerte. Pensar en ellos y no en nosotras. Aprovecharlo y no perdérselo. Invito a la Sra. Bachelet a hacer conciencia de que, despenalizando el aborto, nos estaría impulsando a miles de madres a tomar una decisión de vida o muerte en un minuto en que nuestras cabezas se encuentran viajando por otro planeta. Y cuando volvamos, ya habremos abortado… y no habrá vuelta atrás. Pasemos la barrera de la angustia ¡No tomemos decisiones arrebatadas! Después viene la paz ¡y nos sentiremos heroicas! Bernardita Vial de Bärthold

*Publicada originalmente en El Mercurio, 11 de febrero de 2015.