Procusto 3

Procusto posadero de  Eleusis, ciudad griega donde se celebraban los ritos misteriosos de las diosas Deméter y Perséfone, al igual que los cíclopes y los lestrigones, era hijo de Poseidón, por eso su gigantesca estatura y su descomunal fuerza.

Su nombre significa “el estirador”, por su peculiar sistema de hacer amable la estancia a los huéspedes de su posada. Les obligaba a acostarse en una cama de hierro.

Quien no se ajustaba a ella, porque era mayor que el lecho, le aserraba los pies que sobresalían de la cama; y si el desdichado era más corto, entonces le estiraba las piernas hasta que se ajustaran exactamente al fatídico catre. La cama era un mecanismo que se alargaba o acortaba, por lo que nadie podía ajustarse exactamente a ella, así, todos eran sometidos a la mutilación o el descoyuntamiento.

Al conocer de los hechos que conmueven la actualidad nacional, me resulta proverbial este personaje, porque bien refleja la actitud de quienes siempre acomodan la realidad a su particular visión.

Procusto 4Sin ser tan desaprensivos como aquel mítico personaje, entre nuestros  connacionales son bastantes los que se le acercan en su actitud. Están siempre muy seguros de lo que deben hacer, pero esa clarividencia suya es la principal causa de su errada obstinación.

Cuando se les hace alguna objeción acerca de sus rígidos planteamientos, se molestan y suelen seguir adelante sin inmutarse, convencidos de estar siempre en la mejor de las opciones. Son los que piden sinceridad y cuando se les dice la verdad, se enfadan; hablan de diversidad y de tolerancia, pero abominan que no se piense exactamente como ellos; exigen a otros un nivel de perfección que ellos no alcanzan ni de lejos.

 Todo lo juzgan, todo lo cortan a su medida. Su vida tiene poco que ver por el servicio a los demás. Su principal problema es creerse medida de todo, y por eso sus acciones son tan equivocadas.

Teseo, hijo de Egeo rey de Atenas (aunque él se consideraba vástago de Poseidón), capturó a Procusto y le hizo disfrutar de su propia  amable hospitalidad, con lo que su existencia finalizó…