Regimenes 3

Regimenes 4Observamos el renacimiento de la mentalidad totalitaria en nuestra patria. Nos referimos a una mentalidad que pretende abarcar toda la vida de los ciudadanos y someterla a la voluntad de los que disfrutan del poder central. El mejor ejemplo de esta mentalidad la tenemos en educación.

El gobierno actual pretende regresar al monopolio estatal de la educación. En verdad, lo ejerce desde hace mucho. El gobierno de la FF.AA. abrió una pequeña apertura en dicho monopolio lo que redundó en el florecimiento de nuevas universidades, institutos técnicos, colegio y escuelas primarias que han superado en tamaño a los establecimientos fiscales.  Intolerable para lo totalitarios.

La reforma educacional en vías de ley intenta poner fin a esta nueva realidad. Para ello se han iniciado campañas destinadas a desprestigiar a los establecimientos no estatales. La más efectiva es la que condena el lucro. Su objeto es que quien se dedica a la enseñanza creando un instituto para tal efecto, se muera de hambre. De este modo, sólo el Estado e instituciones que obtengan ingresos ajenos a la educación podrán subsistir.

Como en Chile reina la izquierda, que se alimenta de la envidia y el resentimiento, la campaña ha tenido pleno éxito y son muchos los que abominan que la educación privada pueda financiarse. Para ello se ha demonizado la palabra lucro. Según el diccionario, lucro significa la ganancia o provecho que se obtiene por algo y lucrar, conseguir lo que se desea. De modo que el obrero, cuando recibe su salario, lucra, porque obtiene un provecho de su trabajo.

Lo que necesitamos es que la libertad para educar, de una vez por todas, sea plenamente reconocida en Chile. Si prefieren decirlo en términos más hirientes, digamos que exigimos que, de una vez por todas, el gobierno reconozca el derecho de los padres de familia a determinar cómo se educa a sus hijos. Es decir, el gobierno actual está intentando atropellar los derechos humanos de todos los chilenos.