El Cuarto Tercio 3

El Cuarto Tercio 0No se trata de un error de matemáticas: Así como los Cuatro Cuartos eran cinco y el grupo Los Tres son cuatro, la política permite estas paradojas.

Tradicionalmente en las elecciones se habla de los “tres tercios”: Izquierda, derecha y centro. Si el bloque del centro se va a la derecha o a la izquierda, la elección está resuelta, pero habitualmente ese bloque se fragmenta y las definiciones son estrechas.

El “cuarto tercio” lo constituyen las minorías que explotan esa estrechez para hacer escuchar su voz, y generalmente lo consiguen. El mejor ejemplo es el de Estados Unidos, donde las campañas de las minorías étnicas, los homosexuales, los grupos religiosos, y otros grupos de interés parecen inviables hasta que aparece la calculadora electoral.

Un bloque hasta ahora ignorado en Chile ha sido el de las FF.AA. Aunque son obedientes y no deliberantes, sus integrantes son ciudadanos, tienen familias y amigos. Los uniformados en retiro casi triplican los en servicio activo, y tienen plena libertad para expresar sus opiniones políticas.

Tradicionalmente este bloque no ha tenido influencia electoral, porque se distribuye de manera más o menos uniforme en el espectro político. Sin embargo, hay temas relevantes en la agenda política que tocan fibras sensibles de las FF.AA., en especial, los juicios y condenas a uniformados por temas de “derechos humanos” en los cuales muchos militares enfrentan la peor de las mentiras, que es la verdad a medias.

Los juicios han estado plagados de vicios, parcialidad e injusticias. Ningún miembro del poder judicial se atreve a sobreseer a un militar, porque eso significa renunciar a cualquier aspiración de ascenso.

Este tema ha logrado unir el bloque de las FFA.A. El “Plan Ahora” ejecutado en las elecciones municipales de 2013 demostró una fuerza de 300.000 votos. Desde entonces, las asociaciones de personal en retiro han crecido y se han coordinado, presentando hoy una cara visible y unida.

Michelle Bachelet ganó las presidenciales por amplio margen pero con una abstención histórica. Su popularidad se ha desplomado en medio de una crisis de incompetencia y voluntarismo ideológico. La derecha por su parte está destrozada anímica e ideológicamente.

El escenario electoral se presenta incierto. Los candidatos deberán vencer la apatía y la desconfianza, además de identificarse con algún partido o bloque reconocible. Sin duda, contar con el apoyo del bloque militar puede otorgar a cualquier candidato o partido una ventaja importante, especialmente en las comunas donde se concentra el personal de las FF.AA. Sin embargo, si quieren conquistar el corazón del bloque militar necesitarán algo más que promesas. Deben demostrar un compromiso público con medidas que produzcan efectos concretos en las familias de los militares injustamente procesados y encarcelados.

Ese compromiso tiene que declararse públicamente antes de las elecciones. Las falsas promesas de Piñera en su campaña presidencial dejaron inmunizado a esta familia acostumbrada a tratar con la verdad.

El Bloque Militar podrá ejercer esta vez la potestad del “cuarto tercio” y poner condiciones antes de entregar su voto a quien demuestre en los hechos su apoyo a la dignidad de las FF.AA. Más vale que los partidos que quieran perdurar en la arena política tomen debida nota.