Orden Politico 1

Estimo que es conveniente primero, recapitular acerca de cómo se organizó la sociedad en occidente y de cómo se han arraigado ciertos conceptos, diferentes a la concepción oriental, por ejemplo, o a la organización política que han tenido determinadas culturas americanas o africanas.

Efectivamente, la cultura occidental se ha originado de una amalgama de otras culturas como el pensamiento greco-romano, el aporte que hicieron las tribus germanas y la herencia espiritual del cristianismo.

Como toda sociedad política, se ordenó a partir de aquéllas sociedades menores y particulares como la familia, los gremios, etc., buscando la complementación, y un Bien Común, pasando a constituir todo esto, un orden político.

Naturalmente, la sociedad se constituye para buscar el bien y la perfección de los individuos; para lograr esto, el concepto de Bien Común establecerá las prioridades, cuándo se produzca alguna tensión en el orden de estos bienes.

Es por la índole del Bien Común el que no se puede subordinar éste a cualquier otro tipo de bien, como el bien personal o el bien de una sociedad intermedia.

En este tipo de sociedad, la libertad es usada como un eficaz medio para lograr el Bien Común, y constituye una renuncia a este Bien el poner a la libertad como un fin en sí mismo

La sociedad de que estamos hablando debe tener un sistema que la dirija, debe tener un gobierno, pues sin éste es imposible que exista y se desarrolle una sociedad.

El gobernante debe dirigir con justicia y el gobernado debe saber obedecer. El gobernante debe tener autoridad. La autoridad no la proporciona la fuerza, sino aquello en nombre de lo cual puede ejercerse el poder con justicia. Tener autoridad significa tener dominio sobre aquello que se da.

El poder es un efecto de la autoridad. El hecho de tener poder no causa la autoridad.

La  autoridad es la razón del gobierno y en la autoridad se funda también la obediencia. Un gobierno sin autoridad es ilegítimo y no tiene título para exigir el acto moral de la obediencia.

La dimensión ética de la Política: El accionar de un gobierno no debe enfocarse sólo a la obtención de un desarrollo técnico o bienestar material sino que debe ir más allá, incorporando las necesidades que demande el desarrollo familiar y la acción del municipio, las cuales a su vez generará, como derivados, los organismos profesionales. Esta trilogía, es una base que debe mantenerse a salvo del afán totalitario del poder político, tan común en estos tiempos.

Que la Política es de índole moral queda de manifiesto por que debe trabajar por el Bien Común de la sociedad y también por que debe usar medios lícitos, acorde con su Fin.

El significado original de familia, gremio, municipio, unidad y autoridad política, Bien Común, libertad, derecho de rebelión, legitimidad, principio de subsidiaridad, principio de totalidad, etc., son todos conceptos occidentales que entrañan una sabiduría de siglos y que debemos cautelar y defender como una legítima herencia de nuestro patrimonio cultural.