PENOSO 3

PENOSO 1Inaceptables fueron los actos terroristas sucedidos en Valparaíso el 21 Mayo, en que lamentablemente falleció un funcionario municipal, fueron quemados dos antiguos edificios y saqueada una farmacia. Ello pudo evitarse, si las autoridades políticas hubiesen gestionado oportunamente las reiteradas solicitudes del alcalde de Valparaíso y comunidad porteña, de cambiar la fecha “21 de Mayo” fijada en el artículo 24 de la Constitución Política, por otra diferente, para que el Presidente de la República diera su “cuenta al país del estado administrativo y político de la Nación ante el Congreso Pleno.” Para apurar el cambio de fecha, las autoridades del caso tampoco consideraron ni evaluaron los cuantiosos daños que año tras año se han producido en la ciudad puerto con motivo de la “cuenta presidencial”. Además, el gobernador provincial autorizó nada menos que cuatro o cinco marchas para el mismo día. Esta increíble indiferencia y despreocupación, fue sólo una muestra del desinterés y desidia que flota en el ambiente por parte de ciertos estamentos políticos, de cooperar a que la conmemoración de las “Glorias de la Armada”, donde se recuerda a nuestros héroes, a nuestros emblemas patrios y nuestras tradiciones, se pudiese desarrollar en forma tranquila, sin incidentes que la enturbiaran. Tal desinterés se apreció también en las transmisiones de todos los canales de TV nacionales, incluyendo a TVN ( que va a recibir nada menos que 49 mil millones de pesos para dar cumplimiento a “su misión pública”… ¿cuál será ésta?). En efecto, todos ellos sólo se preocuparon de mejorar su “rating”, prefiriendo dedicarse exclusivamente a reportear los desmanes de los terroristas. Tan así, que ninguno de ellos transmitió en directo ni el discurso del Comandante en Jefe de la Armada, ni el momento culminante de la ceremonia relativa al hundimiento de la Corbeta Esmeralda, como tampoco el desfile de las Fuerzas Armadas y de Orden presentes.  

Lo sucedido, no cabe duda, mostró una marcada indiferencia e irrespeto de las autoridades de gobierno y los canales de TV para con nuestros héroes navales y la Armada Nacional, como también para los cientos de familias de los cerros porteños y ciudades vecinas que normalmente se desparramaban por las calles del puerto para ver pasar a las fuerzas militares en desfile, muchos de ellos familiares.

 Pero hay más antecedentes que demuestran el deterioro que está afectando a nuestra Patria Espiritual: la Canción Nacional poco se canta en escuelas y ceremonias oficiales; fueron muchas las residencias que no izaron el Pabellón Patrio el reciente 21 Mayo e incluso algunas comunidades de edificios no contaban en su inventario con una Bandera Nacional ni con astas para izarla, y hay chilenos que no se ponen de pie ni descubren sus cabezas cuando se interpreta nuestro Himno Patrio.

¿Qué nos está sucediendo? ¿Será todo esto producto de la globalización, que ha hecho olvidar a muchos chilenos las tradiciones nacionales y el respeto y cariño para con su Patria? ¿Será que los gobiernos pos 1990 han preferido no referirse ni incentivar las tradiciones, el cariño y el respeto a la Patria por razones políticas? ¿O será que a las juventudes y adultos activos, por ignorancia o desidia, no les interesa respetar todo aquello que involucra el concepto “Patria”?

Es indispensable que todos los gobiernos, las familias, los hogares y escuelas del país se preocupen de incentivar las tradiciones patrias; es indispensable, también, que todos nosotros, por patriotismo, vayamos traspasando estos valores espirituales a los que nos siguen, a  las mentes y corazones de nuestros hijos y nietos, para que así, generación tras generación, continúen respetándose nuestros Valores Patrios: los héroes militares y navales que nos brindaron la libertad como nación independiente, los emblemas patrios que nos identifican entre las naciones del mundo y las tradiciones que conforman nuestra historia.